Blogia
El Bocas

Marcas.

Productiva mañana la de hoy en la biblioteca. En casi hora y media me he cargado a Julio Verne y he dinamitado el Nautilus con toda la tripulación dentro mientras el Capitán Nemo me hacía un corte de mangas. Y es que esto de la programación no hay por dónde cogerlo. No hay forma de encontrar un hilo conductor decente. Probé también con el Apolo IX, pero se me desintegró al entrar en la atmósfera, y el Beagle y Colón ni siquiera llegaron a zarpar del puerto. Pero bueno, por lo menos hoy es viernes. Fucked but happy, que diría Lennon si no le hubiesen hecho esos implantes metálicos a base de escopeta. Zaca, zaca. Y yo aquí, con cara de circunstancia, esperando que la musa, que debe haber perdido el bus, venga a decirme de una vez: “podrías hacerlo de esto”. Coti, además, se encarga de contarme por los auriculares que el mundo está hecho una mierda. ¡No jodas! ¿Y cómo es eso? Cuenta, cuenta. En fin, que me quejo de vicio, pero oye, me apetecía. Y ahora la pregunta: ¿Qué escribo hoy? Bueno, pues vamos a ver qué sale...


Me gustan. Quizás porque escribo, esa puede ser una buena razón. Aparecen de repente, alehop, y ya difícilmente se van. En la frente, en las comisuras de los labios o moteando unas mejillas. No es que me apasionen, pero me resultan interesantes. Marcas, imperfecciones. Arrugas de reír o patas de gallo de llorar. Una peca intrépida que aparece en mitad de la nada, en territorio hostil, al grito de “¡aquí estoy yo con mis circunstancias!”. O ese grano con una vida de un par de días que espera a una cita importante o a la foto del carnet para hacer su aparición estelar. Y no es que me gusten los granos (mi relación con ellos acabó en la pubertad, cuando decidimos que ellos no se metían en mi vida y yo no me metía en la suya), pero al igual que las arrugas o las pecas, forman parte de una historia, agridulce muchas veces, que se va escribiendo en una cara con la tinta del tiempo. Una historia, unas señales, que nos hacen humanos. Imperfecciones que nos definen, que nos alejan (muchas veces en contra de nuestra voluntad) de esos estereotipos del Jolibú de las estrellas, programadas y esculpidas a base de palanganas de cremas, bisturís de culo inquieto y horas de Photoshop. Rostros que no dicen “esta noche no he dormido bien, perdona si estoy de mal genio” o “cómo se nota que no habéis pasado una guerra”, sino simplemente “estoy vacío, quiéreme”. Y coño, además les funciona. Puede que por eso les llamen artistas. El caso es que las imperfecciones me gustan, no tanto ellas como sus historias, las que tienen detrás. Esa peca solitaria a lo “Salvar al soldado Ryan” o “Tras la línea enemiga” que debe sentirse aliviada cuando a lo lejos en el horizonte (quizás en el otro extremo de la mejilla) consigue avistar a una compañera. O ese grano talibán que al grito de “El acné es grande” se inmola en nuestra nariz para recordarnos que, para bien o para mal, no somos robots sino humanos. Pero sobretodo esas arrugas, como las que aparecían en la cara de mi abuelo y me indicaban que era feliz cuando con cinco años le miraba mientras correteaba por el parque, esas arrugas que son un cachito más de mis recuerdos. Nunca me gustaron esas caras vacías, tal vez porque me recuerdan a un folio en blanco y pocas cosas me dan más miedo. Sé que el de hoy puede parecer un post raro, pero qué esperábais. Al fin y al cabo acabo de matar a Julio Verne, y Nemo me está poniendo de hijo de puta para arriba.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

laura -

Veo que estos dos piltrafillas ya me han tomado la vez... Poco puedo a parte de ke estoy de acuerdo con ellos. Weno algo sí... esperaba ansiosa unas letras tuyas, pues son de las pocas cosas de las que estoy totalmente segura que no me decepcionarán; al contrario, siempre encuentro más de lo que espero.

Un beso, mi niño.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Juanlu -

Que grande, te sacas de la nada historias que se empiezan a leer como diciendo bueno va otra cosa mas que leo...y al final no se puede parar hasta que no acabas. Menos mal que son cortitas que si no me arruinas mas de una tarde. Sigue así crak!!

Juan -

Brillante, como siempre. Está claro que describir algo tan insignificante y pequeño como puede ser una peca es una tarea costosa, muy difícil, y quizá es esa abilidad para convertir cosas pequeñas y a simple vista de poco valor en algo GRANDE y precioso o preciado lo que distingue a los buenos escritores...

Te admiro. No lo dejes nunca.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres